Esta petición está motivada por el aumento de las urgencias durante el verano, "especialmente en fechas señaladas" -concretamente la Festa do Albariño, la Romaría Vikinga o la Fiesta del Agua-.

Según ha explicado el personal sanitario en un comunicado, el verano supone un "aumento de la presión" del servicio de urgencias del Hospital do Salnés, lo que, "junto al cierre de la tercera planta", supone una "reestructuración" en el resto de servicios del centro.

Y es que, de acuerdo a sus cifras, en lo que va de verano se ha llegado "en algún momento" a los 165 pacientes atendidos, "cuando la media anda por los 105".

La junta del personal ha denunciado que, en los últimos días, hay una "ocupación elevada", tanto en urgencias como en la primera y segunda planta, "siendo necesario" bajar camas de la planta cerrada y teniendo que asumir la "sobrecarga" de trabajo que implica el aumento de las camas.

De este modo, los sanitarios solicitan la apertura "inmediata" de la tercera planta para poder ingresar desde urgencias a los enfermos que lo precisen, puesto que la situación actual "juega a la ruleta rusa" con los pacientes y "abusa de la buena voluntad" de los trabajadores.