La cadena de grandes almacenes John Lewis, que cuenta con 48 tiendas en el Reino Unido, ha tomado una drástica decisión respecto a su departamento de ropa de niños. A partir de ahora, no distinguirán entre ropa de niños y ropa de niñas.

Informa el Daily Mail de que la decisión de la compañía responde a su deseo de "no reforzar estereotipos de género". Así, en la cartelería de las tiendas se elimina la distinción entre 'Niños' y 'Niñas' y la ropa es etiquetada con mensajes unisex: "Boys&Girls", incluidos vestidos y faldas.

Además, han lanzado una línea de ropa 'de género no específico', que vale para niños y niñas. Estos cambios aún no se han implementado en la tienda on-line de la compañía, así como tampoco se ha hecho ni se hará en el departmento de uniformes escolares.