El paso del huracán Irma por Cuba ha sido devastador. Los periodistas de la zona han intentado informar de lo que allí ocurría, pero uno de ellos ha destacado por sus sufridas intervenciones en directo.

Se trata de Patrick Oppmann, corresponsal de CNN y único de Estados Unidos en Cuba, que en varias intervenciones en directo demostró que el viento y la lluvia no deben hacer perder la compostura.

Especialmente angustioso es un directo en el que Oppmann admite que apenas puede oír a sus compañeros en Estados Unidos, mientras trata primero de zafarse de una lona que se le adhiere al rostro y luego de ponerse un impermeable.