La dirección de la empresa pública postal Correos ha ordenado a sus trabajadores que paralicen cualquier envío relacionado con la organización del referéndum de independencia de Cataluña y que adviertan a sus superiores de cualquier intento de distribuir papeletas, propaganda sobre la consulta o citaciones para formar parte de las mesas electorales el próximo 1-O.

Un portavoz oficial de Correos han confirmado a 20minutos la información adelantada por la emisora catalana Rac1. "Se han remitido a todas las oficinas unas instrucciones básicas de actuación para que los trabajadores no tengan problemas, una vez que el Tribunal Constitucional ha suspendido la Ley de Referéndum. En caso de que se encuentren con algún envío, lo que tienen que hacer es esperar a recibir instrucciones de sus jefes", explicaron desde la empresa.

Transmisión rápida

La orden fue notificada durante la tarde de este miércoles a todos los directores de las oficinas y sucursales de Correos en la comunidad autónoma mediante correo electrónico, según la misma fuente. La comunicación incluía instrucciones para que la información fuese transmitida a la mayor brevedad a todo el personal, incluido el de las oficinas más pequeñas con ventanilla para admitir envíos.

Este es el texto que recibieron los responsables:

"El Tribunal Constitucional ha acordado la suspensión de toda la normativa que regula el Referéndum de Autodeterminación de Cataluña, al haber sido impugnada, lo que conlleva la de cualquier actuación o iniciativa que traiga causa del mismo.

En consecuencia, Correos deberá abstenerse de realizar la admisión de envíos, o llevar a cabo cualquier acto, que pudiera estar relacionado con dicha consulta.

Cualquier duda, aclaración y/o incidencia que pudiera plantearse habrá de ponerse de inmediato en conocimiento de su respectivo Jefe de Sector, que prestará el apoyo necesario a esos efectos.

Se comunicará esta información a todo el personal de las unidades, con especial atención a los turnos de tarde, así como al personal de las oficinas dependientes (Satélites, Oficinas Auxiliares y Rurales con admisión)".

La Generalitat de Cataluña ya estaría buscando alternativas, de acuerdo a Rac1.