Un colegio británico ha anunciado que multara a los padres con una libra (1,13 €) por cada minuto que se retrasen al recoger a sus hijos en las aulas, una amenaza que ya ha despertado las protestas de los progenitores.

Según el diario británico The Independent, el Oasis Academy Limeside de Oldham (Manchester) solo aplicará la multa a los padres de alumnos en Infantil en el horario de mañana. El colegio tiene otro turno diferente por la tarde.

La dirección argumenta que los profesores, tras el turno matutino, tiene que comer y preparar las clases vespertinas, algo que se dificulta si los padres llegan tarde a por sus hijos.

Además, el plantel ha amenazado con expulsar a los alumnos cuyos padres persistan en los retrasos.

La medida ha sido comunicada a través de una carta, que a su vez ha sido difundida en los medios por varios padres indignados.

"¿Es incluso legal sancionar a los padres por llegar tarde?" se quejó una madre, de acuerdo con el periódico. "Es algo escandaloso. Vivimos en una área con gente de escasos recursos donde hay muchas madres solteras tratando de reengancharse a un trabajo. Es ridículo".