El expresidente de la Generalitat catalana Artur Mas pidió este miércoles a quienes votaron a Junts Pel Sí en 2015 "el máximo de votos posibles" para la lista que encabeza Carles Puigdemont, Junts per Catalunya, en el primer acto de campaña en Bruselas en el que participaron ambos políticos.

"Pido una cosa que es muy clara. Pido al máximo número de votantes de Junts pel Sí de 2015 que ahora voten a Junts per Catalunya. A aquellos 1,6 millones de personas que en 2015 votaron a Junts pel Sí, y que hicieron posible sacar adelante lo que ahora tenemos, les pido que apoyen sobre todo esta candidatura", dijo.

Mas recordó que aquellas elecciones se organizaron "con el sentido de un plebiscito para contar los votos a favor y en contra de la independencia", y pidió así el apoyo a la lista entonces formada entre otros por Convergència y Esquerra Republicana, formación esta última que concurre al 21-D por separado.

"Quiero recordar que las elecciones de 2015 dieron la primera mayoría a la independencia de Cataluña", dijo Mas, apoyado por unos 400 asistentes que acudieron al acto, según los organizadores, previo a la manifestación independentista prevista mañana en la capital comunitaria.

"Tú y yo tendríamos que hacer este acto en casa"

Mas agradeció a la ciudad de Bruselas "la acogida" y la posibilidad de realizar actos de campaña electoral en la ciudad, pero lamentó "no estar en casa". "Tú y yo tendríamos que hacer este acto en casa. La campaña acaba de empezar, y las personas a las que damos apoyo tendrían que estar haciendo una campaña normal en nuestro país", dijo Mas, quien añadió que volverá a defender "un proyecto claro".

"Después de haber probado todo teníamos un proyecto claro, que era el 9-N de 2014 (...) el que defendimos el 1 de octubre y el que volveremos a defender el 21-D", dijo, para "hacer de Cataluña un país normal que viva tranquilo, como un país del centro de Europa".

Queremos observadores internacionales el 21-DEl predecesor de Puigdemont en la Generalitat dijo que "esta campaña arranca con unas condiciones absolutamente anormales, excepcionales", con "candidatos nadando a contracorriente". "Queremos observadores internacionales el 21 de diciembre, no confiamos en el Gobierno español", afirmó.

Por su parte Puigdemont, quien ofreció esta mañana una rueda de prensa en la que valoró la posibilidad de volver a España después de las elecciones si tiene "garantías", agradeció la presencia de miembros del partido nacionalista flamenco N-VA en el acto y por haberle acogido "con los brazos abiertos".

Desde el fondo de la sala, algunos asistentes alzaron la voz contra esta formación, que se ha posicionado claramente en contra de la inmigración o los refugiados, calificándola de "xenófoba".

Puigdemont pidió votos "contra el tripartito del 155", en referencia a las candidaturas encabezadas por PP, PSC y Ciudadanos.  "El Estado ha decidido participar con tres candidatos: (Miguel) Iceta, (Xavier García) Albiol, e (Inés) Arrimadas, para ver si alguien les blanquea la triste página de la historia de Cataluña que han decidido escribir. (...) Ese es el tripartito del 155 que quieren imponer si ganan", dijo.