¿Cuánto amor a la estiba tienen los que votaron no al Decreto Ley del Gobierno? Si en lugar de estibadores fueran queseros de Mahón, el resultado habría sido igual. ¿Por qué? Pues porque es la política, estúpido. Cualquier votación es excusa para tensar la cuerda y abrazarse al interés general de sacudir al Gobierno, más cuando el Gobierno lo pone fácil para ser sacudido con propuestas sorpresa de última hora. Los que vaticinaban que la votación de la estiba igual era una pista para la de los Presupuestos igual tenían razón: una pista de lo difícil que va a ser sacar las cuentas adelante. Y esta primavera, además de alergias, traerá el botón rojo de poder convocar elecciones.

ARTÍCULOS ELACIONADOS: