Después de años de parálisis y de números rojos, el mercado de la vivienda se está reactivando. Las compraventas, hipotecas y los precios crecen a un ritmo de dos dígitos que hacen pensar a muchos en los riesgos de una nueva burbuja inmobiliaria. Pero hoy por hoy, aún estamos lejos. Primero, porque los bancos no conceden créditos hipotecarios con la alegría de antaño, todo lo contrario. Segundo, aunque las compraventas e hipotecas crecen por encima del 10%, aún estamos muy lejos de los años del boom: en 2016 se cerraron 403.000 compraventas, según el INE, frente a las 775.000 de 2007. Tercero, los precios están subiendo solo en determinados barrios de las grandes ciudades y zonas con una fuerte demanda turística. Y pese a ello, aún están lejos de los máximos de 2007. Y cuarto, pese a la vuelta del crédito, el mercado del alquiler está creciendo con fuerza. El mercado se está normalizando.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: