La estiba gana el pulso al Gobierno en el Congreso. La Cámara  tumbó su  Real Decreto no tanto por las razones de los estibadores, disminuidas, tras la oferta del 70%, que para sí quisieran tantos, como por patentizar la oposición al PP. El episodio evidencia la desnudez parlamentaria de un Ejecutivo que no logra alianzas estables. Ciudadanos cambió de opinión en una noche. No sienten la necesidad de ser leales con quienes perciben desleales con ellos. La política es un toma y daca en el que nunca puede fallar la palabra dada. Al PP le cuesta entender que gobierna en minoría y que, por razonable que sea su propuesta, ha de negociar los apoyos para no quedarse en tanga.

ARTÍCULOS ELACIONADOS: