Lo aseguró el vicepresident Oriol Junqueras en el mes de enero durante una entrevista radiofónica. Le preguntaban entonces por unas declaraciones de la diputada Anna Gabriel quien acusó a JxSí de querer "destruir" a la CUP desde el inicio. Junqueras respondió  irónicamente "el Junquerismo es amor" queriendo decir que no desea el mal a nadie.

Meses  más tarde, y con las encuestas apuntalándolo como el próximo president de Cataluña, aparecen unas grabaciones que dejan en evidencia al número dos del PDeCAT, David Bonvehí, cuando aseguró, durante una cena con militantes en Manresa, que si el procés fracasa "buscarán un candidato autonomista".

La grabación se relaciona presuntamente a miembros de Esquerra Republicana de Manresa, que son socios de gobierno del PDeCAT en el Ayuntamiento, ya que se pueden oír sus voces preguntando si habían pasado la grabación a Junqueras: "¿Se lo has pasado a Junqui?".

El malestar ha sido tremendo entre los dos partidos socios de Govern -ERC y PDeCAT- que han de demostrar unidad antes de iniciar una carrera electoral a la que saben que irán separados, (no se repetirá JxSí) y en la que ERC está muy bien posicionada y el PDeCAT bastante tocado.

Mucho amor que diría Junqueras o Demasiado corazón como cantaba Willy Deville.