¿Imaginan un campo de concentración para cristianos? ¿Imaginan que fuera para exterminar a mujeres? ¿Es creíble un campo de concentración para gais? Este último es posible. Chechenia. Hoy. Ahora. Sí. Cientos de homosexuales encerrados y torturados. Moscú mira para otro lado. Y el resto del mundo, pasa. No se alarma. Qué vergüenza. La comunidad internacional no responde con la fiereza necesaria. Qué oscuro se está volviendo el planeta.