La derrota del decreto de la estiba es la primera de envergadura para el Gobierno de Rajoy. Es la primera vez que el Congreso rechaza convalidar un decreto-ley desde 1979. Ni siquiera C’s, su aliado natural, se ha atrevido a mantener su respaldo, y a última hora lo ha dejado solo. El Gobierno se ha encontrado con un duro y amplio rechazo del resto de partidos, un varapalo de importante valor político. Una derrota importante, pero no determinante. Al menos no mucho más que las numerosas votaciones que el PP, con su precaria minoría, ha perdido en el Congreso. No es cómodo, pero aguantarán el tirón y seguirán como hasta ahora, negociando lo justo. Aunque si les tocan mucho las narices, igual hay que votar antes de tiempo.

ARTÍCULOS ELACIONADOS: