El premio Nobel húngaro Imre Kertész, superviviente de Auschwitz, que ha sido testigo en sus últimos días de vida del drama de los refugiados y del ascenso de la ultraderecha en Europa, ha fallecido este jueves, a los 86 años.