Una medusa etérea, cósmica, casi como un ovni fue vista flotando cerca de un monte submarino inexplorado, a unos 3.000 metros de profundidad, en una remota región de Samoa Americana. La criatura fue descubierta por un equipo del NOAA durante una expedición en la zona.