El telescopio espacial Hubble ha encontrado que el agujero negro del centro de la Vía Láctea almorzó por última vez hace unos 6 millones de años, cuando absorbió gran cantidad de gas.