Los seres humanos pueden haber desempeñado un papel activo en la transición del Sáhara desde un exuberante paisaje verde hace 10.000 años a las condiciones áridas que presenta hoy en día.