Le tocó el Bayern al Real Madrid y el fantasma de las bolas calientes desapareció. Así opinó Zidane nada más conocer el rival en ciernes. "Me río y ya está. Sabemos ahora que no hay bolas calientes".