A sus espaldas: sacos de 50 kilos de carbón que tienen que portar durante más de un kilómetro. Así es como se corre en la localidad de Gawthorpe, en el norte de Inglaterra, una curiosa competición no apta para todos los públicos.