Un fan de la película Titanic, que este año cumple dos décadas, ha querido hacer realidad su sueño de infancia y convertirse en Rose, con un poquito más de pelo.