Una joven, que lucía un precioso bikini color crema, subió a la parte delantera de un quad policial lista para presumir de sus mejores movimientos de trasero, en una playa de Miami. Lo que no esperaba era la reacción del agente ante su movimiento de trasero.