Dos bebés mantuvieron una surrealista conversación por el móvil a través de una red social. Ambos se comunicaban con balbuceos mientras la madre no podía aguantar la risa.