En tono humorístico, cinco agentes de Policía del departamento de Arlington (Virginia) se han marcado un vídeo en el que no dudan en despojarse de los chalecos antibalas y ponerse un ridículo gorro de baño para tirarse a la piscina y realizar natación sincronizada con el único objetivo de promocionar las fiestas del condado.