Al menos dos personas han muerto por los estragos causados por varios tornados que se han formado en las últimas horas en la zona central de Estados Unidos, en los estados de Texas, Wisconsin, Oklahoma y Kansas. Su fuerza destructora ha dejado sin techo casas móviles de frágil estructura pero también grandes edificios. Los equipos de rescate trabajan para socorrer a los heridos atrapados entre las vigas de sus casas.