La policía de Estonia actuó rápido y lanzó una barrera de pinchos de cadena contra un coche que se había saltado un control. El conductor, que iba bajo los efectos de las drogas, fue detenido.