Un grupo de misioneros mormones estaban caminando por las calles de Manaos (Brasil) cuando dos delincuentes en moto se acercaron a ellos. Intentaron atracarles a punta de pistola, pero los mormones se defendieron frustrando el atraco.