A las 8.30 h de la mañana saltaron las alarmas en el aeropuerto de París-Orly. Un hombre ha intentado arrebatar el arma a una soldado que participaba en el dispositivo de vigilancia antiterrorista del aeropuerto y durante el forcejeo ha resultado abatido. Acto seguido, las autoridades desalojaron a las más de 3.000 personas que en ese momento se encontraban en el aeropuerto y comenzaron a registrar las instalaciones en busca de posibles artefactos explosivos. El sospechoso había sido interceptado en torno a las 7.00 h de la mañana en un control policial a unos 30 km de Orly y desde el interior de su vehículo disparó contra tres policías hiriendo de gravedad a uno de ellos. Posteriormente, robó otro coche y se dirigió al aeropuerto de Orly. El sospechoso estaba fichado por la policía y los servicios secretos. Se trata de un hombre de 39 años, de nacionalidad francesa que había estado en prisión por tráfico de drogas y donde se sospecha se habría radicalizado.