Unas horas después del nombramiento de un fiscal especial que investigue la trama rusa que rodea el presidente de Estados Unidos, Donald Trump sacó toda su artillería por la vía que más le gusta: Twitter.

Trump calificó esta decisión como "la mayor caza de brujas contra un político en la historia de América", ha tuiteado el presidente estadounidense, recordando que ni los "actos ilegales de Clinton u Obama" merecieron el nombramiento de un fiscal especial. Ya un día antes, Trump había escogido el  papel de víctima declarando que "ningún político ha sido nunca tratado peor".