En la ciudad de Great Dunmow (Inglaterra), una furgoneta se incorporó a gran velocidad a una rotonda... ¡que pasó desapercibida para el conductor!