Desde este lunes se ha incrementado la vigilancia en carreteras convencionales. En ellas somos testigos de peligrosos adelantamientos y maniobras que le cuestan la vida a más de 900 personas al año.