En la provincia de Zhejiang (China), el conductor de un vehículo pierde el control y choca contra otro. Ocurrió porque el conductor del primer coche se distrajo con el móvil. "Mi teléfono estaba sonando, así que me giré y traté de ver quién me llamaba, pero de pronto perdí el control", comentó.