Las Fallas de Valencia han estrenado el título de Patrimonio de la Humanidad con orgullo y proclamando a los cuatro vientos sus virtudes artísticas y festivas con la tradicional quema de los casi 770 monumentos repartidos por toda la ciudad, cuya sátira y fantasía han atraído este año a un millón de visitantes.