La cámara de un coche patrulla detectó que el vehículo situado delante había sido robado. Los agentes dieron el alto a sus ocupantes y la respuesta fue una huida que concluyó tras 15 minutos de peligrosa persecución, por las calles de la localidad gaditana de El Puerto de Santa María.