Ocurrió en el estadio inglés White Hart Lane, en la previa del partido de la Premier League entre el Tottenham y el Bournemouth. Un steward realiza un cómico cacheo a todo aquel que pasa por su zona, una imagen que ha indignado a los londinenses en plena amenaza terrorista.