Estas carteras hechas a partir de residuos de plátano reciclado se inspiran en motivos naturales de Micronesia. Un lugar paradisíaco en el que este proyecto ético y sostenible da trabajo a varias personas.