Unos hombres estaban intentando arrancar un árbol utilizando un coche y una cuerda, pero a la naturaleza este hecho no le gustó. Se vengó de la forma más cruel: rompiendo el cristal trasero con un trozo de madera del árbol.