Ahora todo es smart. Móviles, relojes, coches, incluso cepillo de dientes. También, claro, están las smart tv. Cambie smart, inteligente, por espía y comprenderá por qué la mayor legión de informadores del mundo no son de carne y hueso. Wikileaks ha recordado esta semana que un televisor puede grabar sus conversaciones.