Apple siempre ha tenido en la música un buen argumento para la venta de sus dispositivos. Paradójicamente el último gadget, pese a ser unos auriculares, no destacan tanto por su calidad acústica como por el compendio de avanzadas tecnologías que incorporan. Los AirPods son por lo tanto mucho más que unos auriculares sin cables, son un sistema de sonido que busca ampliar las funciones del iPhone y de Siri como asistente personal.