Gota a gota, Sony ha ido poniendo en el mercado los diferentes modelos de su nueva familia Xperia X. Finalmente ha sido el turno del Performance, el más potente de toda la gama, y que además ha ajustado su precio a 699 euros.