Google insiste en su propuesta de convertirse en fabricante de móviles para impulsar, aún más si cabe la plataforma Android. Tras varias generaciones de Nexus que cimentaron una gama media muy atractiva, el nuevo Pixel llega apuntando a lo más alto. Una estrategia arriesgada en un mercado especialmente competitivo donde hacerse un hueco entre los grandes no es cosa de un día. AsÍ pues… ¿está el Google Pixel a la altura de lo prometido? Vamos a descubrirlo.