Sony realizó un traspaso de poderes un tanto trastabillado. En la presentación de los Xperia X poca gente entendió que esta nueva gama venía a relevar a la ya longeva Xperia Z. Esta confusión desapareció al poco tiempo al conocer sus especificaciones, donde el Xperia X Performance destacaba por usar un procesador Qualcomm Snapdragon 820, algo que claramente está por encima de cualquier Xperia Z actual.