A medio camino entre una pulsera de actividad y un reloj inteligente, Samsung ha evolucionado su Gear Fit hasta una segunda generación más potente, con GPS integrado y capaz de detectar el tipo de actividad física que se realiza.