La tecnología de impresión 3D ha recorrido un largo camino en los últimos años. Y ahora una diseñadora italiana ha ido en contra de la tradición y ha comenzado a utilizar las impresoras 3D para crear diseños únicos de trajes de baño.