La familia Galaxy A nació con la intención de crear una gama media, con las prestaciones más destacadas (y asequibles) de los modelos de alta gama. Tres generaciones después nos encontramos con un A5 que poco tiene que envidiar al S7 (flat).