Samsung ha cancelado la producción de un sistema de desbloqueo a través de un escáner de iris para su nuevo smartphone estrella: el Galaxy S8, decantándose finalmente por el reconocimiento facial.