El Atlético de Madrid insistirá este martes en sus últimas opciones en la Liga de Campeones agarrado a un doble duelo, primero en Londres frente al Chelsea, con el que solo le vale el triunfo, y después en Roma, donde necesita a la vez un empate o una derrota del conjunto italiano contra el Qarabag.

Una sucesión de resultados indispensable para evitar su eliminación de la máxima competición europea, en la que el Atlético nunca ha fallado hasta ahora en la era Simeone, siempre al menos hasta los cuartos de final, aunque ahora tiene ante sí una situación límite, agravada porque no depende de sí mismo para lograr el pase.

Aunque el Atlético se aisla en su partido propio en Stamford Bridge, escenario hace tres años de un imborrable triunfo por 1-3 en las semifinales de la Liga de Campeones, nada será posible si no hay una ayuda del Qarabag en el Olímpico de Roma. Si se da esa combinación, a octavos; si no, su destino será la Liga Europa.

En esta fina línea al borde de la eliminación se mueve el Atlético por sus errores en forma de empates, sobre todo los dos con el Qarabag, a cero en Baku y a uno en el Wanda Metropolitano, pero rearmado ahora en todas las competiciones, con cuatro triunfos consecutivos, su mejor racha del curso, que han fulminado las dudas.

También sus goles, doce en esta serie de cuatro encuentros, con sólo uno en contra, el que le marcó el pasado sábado la Real Sociedad, y la indudable mejoría colectiva e individual, incluida la de su mejor futbolista: Antoine Griezmann, goleador cuatro veces en sus últimos tres duelos, además de haber dado dos asistencias.

El Barça, con todo hecho

El Barcelona afronta la sexta y última jornada del grupo D de la Liga de Campeones sin ningún objetivo deportivo, ya que acabará clasificado para octavos como primero, mientras que el Sporting de Portugal aún cuenta con opciones en el partido en el Camp Nou, que sólo pasan por ganar y esperar el resultado del Juventus Turín.

En el caso de empate de puntos entre la Juventus y el Sporting (caso de que el equipo italiano pierda y el portugués empate en el Camp Nou), serán los primeros que acompañarán al Barça; por lo tanto, al equipo portugués sólo le vale el triunfo, y que esté acompañado de un empate o derrota de los transalpinos.

Al Barcelona, con los deberes hechos, solo le queda el prurito de sumar un triunfo, o no perder, para mantener la racha de equipo invicto desde que se puso en marcha tanto LaLiga y la Liga de Campeones.