Los Utah Jazz (5-3) se mantienen invictos en casa tras derrotar, en la prórroga, 112-103 a los Portland Trail Blazers (4-4). Ricky Rubio se erigió como líder de su equipo al anotar 30 puntos, consiguiendo así su mejor marca de la temporada.

Con menos de un minuto de juego y empate a 92, Damian Lilard anotó una bandeja con la mano derecha que ponía a su equipo por delante. Podía llegar la primera derrota de los Jazz en casa, pero Rudy Gobert forzó la prórroga con un mate. A partir de aquí, Ricky sacó su lado más anotador. Una canasta de dos, seis libres y un triple para un total de 11 puntos con los que sentenciaba la victoria.

El base español, que jugó 36 minutos, convirtió 8 de sus 17 lanzamientos de campo con un 3 de 6 en triples. Además, sumó 11 puntos desde la línea de personal, desde donde no falló. A su gran actuación, hay que añadir la del suplente Donovan Mitchell que consiguió otros 28 tantos y la del pívot francés Gobert, que con un nuevo doble-doble (16 puntos y 10 rebotes) consagró la victoria para los de Sant Lake City.

El gran partido de Jusuf Nurkic con 19 puntos y 11 rebotes y de C.J. McCollum que agregó 16 tantos y 10 rebotes no fueron suficientes para acompañar a su jugador franquicia, Damian Lillard lideró la ofensiva de Portland con otro doble-doble (33 puntos y 10 rebotes), aunque todo esto no fue suficiente para derrotar a Utah Jazz, que en casa se hace fuerte.

Ricky ha comenzado bien la temporada a pesar de ser traspasado desde Minnesota, en teoría un equipo mejor. El jugador de El Masnou está haciendo la mejor campaña anotadora desde que llegara a la liga en 2011, promediando 16,2 puntos por partido, lo que supone seis puntos más que años atrás. La consecuencia del aumento en el volumen de tiro ha provocado que sus asistencias hayan bajado de 8,3 a 6,5 por partido. En el resto de estadísticas se mantiene más o menos igual que en otras temporadas.