El pívot Marc Gasol completó una gran labor individual con un doble-doble que lo dejó como el jugador español más destacado de la jornada de la NBA, pero no pudo tener la recompensa del triunfo al ver como su equipo de los Grizzlies perdían de locales.

Mejor les fue en la labor de equipo y resultados al ala-pívot Serge Ibaka, al escolta Alex Abrines, al pívot Willy Hernangómez y al base José Manuel Calderón, aunque en el apartado individual, los dos últimos siguieron sin ver acción.

El mediano de los hermanos Gasol se reivindicó como la gran figura de los Grizzlies y aportó un doble-doble de 35 puntos y 13 rebotes que no impidieron la derrota de 113-116 ante los Pacers.

Gasol anotó 12 de 24 tiros de campo, incluidos 3 de 7 triples, y 8 de 9 desde la línea de personal.

El jugador de Sant Boi fue una muralla dentro de la pintura al capturar 11 rebotes defensivos, además de poner cinco tapones, repartió cinco asistencias, perdió dos balones y tan sólo cometió una falta personal.

Los Grizzlies (7-7) tuvieron en Gasol al líder indiscutible que luchó hasta el último segundo en busca de completar la remontada que al final no fue posible.

Con nueve segundos por disputarse y después de haber conseguido la posesión del balón tras revisión de una jugada en la que los Pacers la pusieron fuera, los Grizzlies se lo dieron a Gasol que intentó un triple sin que pudiese anotar a falta de tres segundos para el final.

El falló no impidió que Gasol fuese la gran figura del equipo y del partido, que se convirtió en la tercera derrota consecutiva de los Grizzlies.

Los Raptors siguieron por el camino del triunfo en noches seguidas y al imponerse 116-125 ante los Pelicans con Ibaka, el jugador congoleño español, que siguió de titular y aportó 12 puntos.

Ibaka jugó 30 minutos en los que anotó 4 de 7 tiros de campo, incluidos 2 de 4 triples, y acertó 2-2 desde la línea de personal, además de capturar cuatro rebotes, recuperó un balón, perdió dos y puso un tapón.

El escolta-alero Álex Abrines salió de reserva con los Thunder que se impusieron por 92-79 ante los Bulls y tuvo 23 minutos de acción, que aprovechó para aportar cuatro puntos.

Abrines anotó 1 de 5 tiros de campo, que fueron todos intentos de triples, y acertó 1-2 desde la línea de personal, mientras que en su juego interior le permitió capturar cuatro rebotes defensivos.

También disfrutó del triunfo Hernangómez con los Knicks, que derrotaron, con remontada incluida, 106-101 a los Jazz, del base Ricky Rubio.

Mientras que Hernangómez siguió sin ver acción por decisión del entrenador de los Knicks, Jeff Hornacek, que sigue apostando por el pívot reserva Kyle O'Quinn, Rubio fue titular perdedor con los Jazz.

Rubio siguió sin tener su mejor inspiración encestadora al disputar 31 minutos y aportar 13 puntos, que no evitaron la derrota de los Jazz.

El jugador de El Masnou anotó 4 de 10 tiros de campo, 1 de 4 triples, y estuvo perfecto (4-4) desde la línea de personal, repartió cuatro asistencias y capturó dos rebotes y recuperó un balón.

Los Spurs no pudieron con los nuevos Timberwolves

También salió de titular e hizo una buena labor de equipo, el pívot Pau Gasol, pero los Spurs no pudieron con los nuevos Timberwolves, que de locales los vencieron 98-86 y rompieron racha de 12 derrotas consecutivas que tenían ante el equipo tejano.

El mayor de los hermanos Gasol disputó 28 minutos en los que aportó 13 puntos tras anotar 5 de 9 tiros de campo, falló dos intentos de triples, y acertó 3-3 desde la línea de personal.

El jugador de Sant Boi capturó ocho rebotes, incluidos siete defensivos, repartió cuatro asistencias y perdió tres balones, que no impidieron la derrota de los Spurs (8-6), que rompieron racha de dos triunfos seguidos.

Mejor suerte tuvo Calderón con su equipo de los Cavaliers, que disfrutó de la victoria a domicilio por 107-115 ante los Hornets.

Pero Calderón siguió sin ver acción al llevar ya siete partidos consecutivos sin que haya tenido ni un solo minuto de acción.

El entrenador de los Cavaliers, Tyronn Lue, ha convertido al jugador español en un fijo del banquillo, sin que tenga oportunidad de disfrutar del contacto con la pista y el balón.