El tenista español Pablo Carreño fue derrotado este viernes en la semifinal del Abierto de Estados Unidos ante el surafricano Kevin Anderson, que ganó por 4-6, 7-5, 6-3 y 6-4, en un partido que duró dos horas y 55 minutos.

Anderson, vigésimo octavo cabeza de serie, disputará la final del Grand Slam contra el español Rafael Nadal, quien venció en el otro partido de semifinales al argentino Juan Martín del Potro.

El tenista surafricano, de 31 años, que accede a la primera gran final de su carrera, declaró después del partido que había sido un "largo camino" y agradeció a algunos de los mejores jugadores a los que se ha superado darle esta "oportunidad".

Anderson admitió que había sido un "duro" encuentro contra Carreño porque era la primera semifinal en el Abierto para ambos y ahora estaba "tocando el cielo". Especialmente, declaró, después de sus problemas con una lesión en la cadera que le apartaron del Abierto de Australia y le dieron un "difícil final" de año en 2016.

"Aquí estoy, nueve meses después", dijo emocionado Anderson.

De menos a más

Anderson, que con la eliminación del alemán Alexander Zverev, cuarto cabeza de serie, y del estadounidense John Isner, tuvo un cuadro fácil y su rival más complicado fue el local Sam Querrey, decimoséptimo preclasificado, al que venció en los cuartos de final, frente a Carreño, fue de menos a más y al final fue el mejor jugador en la pista central Arthur Ashe.

A pesar que perdió la primera manga, cuando Carreño, que alcanzó su primera semifinal de un Gran Slam, jugó su mejor tenis, luego logró siempre los tantos decisivos, incluidos los que le permitieron ganar el segundo set que cambió por completo la inercia del partido.

Anderson se convenció que podía alcanzar la victoria ante un Carreño, que comenzó a flaquear con su saque, golpes desde el fondo de la pista, y sobre todo ya no restó con solidez.

Todo se combinó para que Anderson comenzase a destrozar a Carreño con su saque al colocar nada menos que nueve "aces" en la tercera manga, sin ninguna doble falta, por 0 y 1, respectivamente, del tenista gijonés de 26 años.

Saque ganador

Carreño no tenía ni una sola oportunidad de haberle el "break" a Anderson, que lo aprovechó una vez de seis opciones y ahí estuvo otra de las claves de su victoria.

Todo estaba ya a su favor, tenía la confianza, el saque demoledor para presentarse al cuarto set dispuesto a asegurar la victoria y eso fue lo que hizo al seguir sin ceder el servicio, metió dos "aces", e hizo el "break" que necesitó para asegurar la victoria en el décimo juego cuando en la primera pelota de partido la aprovechó.

Anderson lo hizo con su saque, la mejor arma que tuvo en todo el partido, que forzó a Carreño a que cometiese el último error no forzado de golpe de derecha, el 25 desde que se iniciaron las acciones.

Antes, el tenista surafricano también había logrado el 40-30 con un gran saque que remató con en "smash" sobre la red al resto de Carreño, que se mantuvo luchando todo el tiempo en busca de forzar el quinto set que no llegó porque Anderson en el séptimo juego hizo el decisivo "break" para el 4-3 y siguió sin ceder su saque.

Anderson estuvo imparable cada vez que subió a la red y los hizo en 36 oportunidades para conseguir 26 puntos por apenas 5 de 10 que tuvo Carreño.

En el Top Ten

Las estadísticas del partido también dejaron a Anderson con 22 "aces" y tan solo una doble falta, comparado al único saque directo que tuvo Carreño y además cometió un par de dobles faltas.

Anderson logró 58 golpes ganadores con 43 errores no forzados, que se debieron al tenis agresivo que siempre mostró en la pista, mientras que Carreño acabó con 21 y 25, respectivamente, lo que confirmó que después de la primera manga el jugador que mejor hizo las cosas en la pista Arthur Ashe fue el veterano surafricano.

La derrota de Carreño dejó sin la posibilidad que existía de haber tenido por primera vez una final española masculina en el Abierto de Estados Unidos.

A pesar de la derrota, Carreño entrará a formar parte del Top Ten a partir del próximo lunes y también se llevó un premio en metálico de 920.000 dólares.

Tampoco fue buena la jornada para el tenis español en la final de dobles masculinos que disputaron Feliciano y Marc López, undécimos cabezas de serie, y la perdieron por 6-4 y 6-3 ante la pareja holandesa formada por Jean-Julien Roger y el rumano Horia Tecau.