Con una salve rociera recibieron los fieles del santuario de la patrona de Ceuta a la deidad hindú Ganesh, un acto que ha propiciado la renuncia del vicario de la iglesia, Juan José Mateos, aceptada por el Obispado.

Lo que pretendía ser un abrazo entre religiones ha terminado en un conflicto en el seno de la iglesia católica. El Obispado emitió un comunicado en el que aseguraba que "la aceptación en el interior del Santuario de la Patrona de Ceuta de miembros de la comunidad hindú portando imágenes de una de las divinidades por ellos venerada ha estado mal y es un hecho reprobable, que no se debió consentir", según informa El Faro de Ceuta.

"El sr Obispo desea expresar su profundo dolor por este hecho lamentable que ha podido causar daño, confusión o escándalo en la comunidad cristiana y, como representante de la iglesia en Cádiz y Ceuta, pide perdón a todos los que por esta actuación han sido heridos, escandalizados o confundidos en su fe".

El Obispado termina su comunicado asegurando que el Vicario del santuario "ha reconocido su error, lamenta el daño que haya podido causar a los fieles y  acepta su total responsabilidad, presentando su dimisión, que ha sido aceptada".