El exsecretario xeral del PSdeG y exconselleiro de Medio Ambiente durante la etapa del bipartito, Pachi Vázquez, ha anunciado este jueves que competirá en el proceso activado para ocupar la Secretaría Provincial del PSOE en Ourense, con el objetivo de "ayudar, sumar" y conseguir un socialismo "más fuerte y que cierre heridas".

Junto a Vázquez concurrirán el alcalde de Amoeiro, Rafael Villarino, y el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Taboadela, Álvaro Vila, que formalizaron sus precandidaturas a lo largo de la mañana de este jueves; y también la diputada autonómica Noela Blanco, quien dio el paso este miércoles.

Vázquez ha explicado que a pesar de haber sido "casi todo en el partido" durante los últimos años llega a las primarias del 17 de diciembre "con el contador a cero" pero "con la misma ilusión que el primer día".

El candidato ha defendido la necesidad de una Secretaría Provincial que lleve al PSOE ourensano a "salir del túnel y ver la luz". En esta línea, ha conminado a los socialistas de la provincia a "ser capaces de tener generosidad y dedicación para construir entre todos un modelo político y cerrar la unidad en torno al partido".

También ha abogado por recuperar el peso del PSOE ourensano dentro del aparato gallego y "estar en pie de igualdad con el resto de las provincias gallegas".

"NO ME GUSTÓ NADA"

Respecto a la disolución de la Ejecutiva y el nombramiento de una gestora provincial, Vázquez ha expresado que no le gustó "nada" la decisión tomada por el líder del PSdeG, Gonzalo Caballero, aunque ha considerado que "es agua pasada" y que "es inútil restañar heridas".

A pesar de esta crítica, ha defendido que en la actualidad "sólo tiene en mente ser útil" al nuevo secretario xeral del PSdeG y ha comprometido "cada minuto y cada día" al proyecto político de Gonzalo Caballero y a conseguir un socialismo gallego "fuerte".

"NO SERÁ UN PASEO MILITAR"

Vázquez ha confirmado a la prensa estar "sorprendido" por el número de apoyos y llamadas que ha recibido "en los últimos tres días", pero ha recordado que la decisión final "será de la militancia" y que los apoyos "se verán cuando se abran las urnas".

También ha reconocido que el proceso de primarias "no será un paseo militar" porque concurre con otros candidatos "que son muy buenos y están muy preparados", pero ha prometido "sudar la camiseta hasta el minuto 95" para ser el nuevo secretario provincial del PSOE.